¿Ducha o bañera?

A la hora de reformar el baño, una de las dudas que suelen plantearse es la de la elección de una bañera o una ducha, ya que es una decisión que no es muy fácil puesto que existen muchos factores que hay que tener en cuenta. Son cada vez más las personas que deciden quitar la bañera y poner una ducha para ahorrar mucho más espacio además de para evitar desperdicias demasiada agua. El inconveniente es que con una ducha no te puedes dar un baño relajante. Si no lo tienes demasiado claro puedes combinar las dos opciones, pero si quieres una de las dos, la ducha o la bañera, hoy en fontaneria Algete te vamos a dar algunos consejos que poder tomar esta decisión de manera más sencilla.

El factor principal para decantarse por una ducha o una bañera suele ser siempre el espacio. Si tu casa no es demasiado grande y es cuarto de baño es pequeño, cada uno de los centímetros del mismo van a contar, sobre todo si es un estudio o un apartamento, por eso si crees que la instalación de una bañera va a dificultar tus movimientos, lo mejor será optar por una ducha. De todas formas puedes decantarse por una bañera japonesa ya que ocupa menos espacio y puede ser una solución excelente.

También va a depender del estilo de vida que se lleve ya que si en el hogar hay niños pequeños, mascotas o personas con movilidad reducida, una ducha es más práctica siempre, lo que no quiere decir que haya que sacrificar la estética del cuarto de baño. Si buscar dar un toque de sofisticación al mismo, puedes instalar un cabezal en la ducha para que fluya el agua suavemente sobre tu cabeza de la misma forma que lo hace la lluvia.

Pero si tu concepto de relajación es sinónimo de llenar la bañera con agua caliente y pasarte unas cuantas horas dentro, la ducha por supuesto no va a ser la mejor opción. Y es que sumergirse en la bañera además de aliviar el dolor muscular, es una manera muy buena de aliviar el estrés. Si tienes problema de espacio siempre podrás colocar una ducha hidromasaje para aliviar tu dolor corporal después de una dura jornada de trabajo.

Si te estás planteando vender tu casa, la bañera puede llegar a aumentar el valor de tu propiedad, ya que la mayor parte de las personas prefieren una bañera y están incluso dispuestas a pagar más dinero por una casa que la tenga. De cualquier forma tienes que tener en cuenta también la facilidad de limpieza y mantenimiento para que tu estancia sea lo más cómoda posible.

Ahora que conoces cuáles son las ventajas de la ducha y de la bañera, seguramente te resulte más sencillo elegir entre una de ellas. Debes tener en cuenta que el diseño de las mismas tienen que ir con el estilo del cuarto de baño así como con la apariencia general de tu hogar para que el aspecto final resulte mucho más atractivo.